Articulos
1219 views 2 comments

4.ª semana y se redoblan los esfuerzos: Gambaru and never give up

by on October 21, 2014
Details
 
 

Empiezas a soñar con los que más amas, con tu mamá, con tu hermano, con tu lover dejado en el país de origen, con familiares muy cercanos que han muerto (como mi hermana). Empiezas a soñar con que duermes en tu habitación de siempre y te despiertas a medianoche y no reconoces el lugar en los primeros segundos, luego caes en cuenta: ya no estás en casa.

lucecitas_grimonti

Al fin puse en mi habitación las lucecitas que me regaló en mi cumpleaños del años pasado, mi amada Adriana.

Han pasado ya 4 semanas desde que llegué a Norteamérica. Había venido solo una vez en la navidad pasada y fue suficiente para saber que esta era la vida que merecía, era acá en donde quería aprender el inglés a la perfección e inmersa, de manera de poder trabajar en la comunicación digital del turismo al nivel que quiero.

El 23 de septiembre de 2014 tomé un avión con mi vida comprimida en 58 kilogramos de equipaje. “Muchacha y vos qué lleváis aquí, ¿Al novio descuartizado?”, me dijo un señor que me ayudó a subir la maleta más pesada a la balanza del counter de la aerolínea, me medio sonreí y le respondí: “La vida, señor, allí llevo la vida”. Porque como les había dicho ya en el post de la primera semana, cuando emigras, si lo haces bien, te llevas contigo lo que tienes e implícito lo que eres.

En un mes han pasado suficientes cosas -los que me vienen leyendo lo saben- como para saber si me devolvería. Y no, no lo haría. Me refiero a Venezuela. Mi destino final tal vez no sea Estados Unidos, pero está convirtiéndose en el medio para lograr lo que quiero. La cosa es que hay que redoblar los esfuerzos.

El fin de semana fue de fiestas y reuniones sociales, mi tío tiene 13 años acá y ha cultivado un excelente grupo de amigos que me han adoptado, eso lo hace más fácil. Las 5 horas diarias de clases son de alegría, concentración y aprendizaje, eso también lo hace más fácil, pero cuando te pasan voices notes tu madre o tus amigos y lloras sin razón aparente, sabes que no, no es tan fácil.

Tienes que poner de tu parte para hacer un repaso mental de la razones que te sacaron de tu país y las que te hacen sentirte cómodo y progresando en el nuevo. Recuerdo que el día que me venía lloré tan desconsoladamente, que sentía que me iba a desmayar, por un momento, casi me devuelvo. All time, repasar, repasar, repasar, porque como dice Mía Pineda: “La distancia mece la idealización”, la acurruca. Es fácil olvidar o minimizar lo malo y maximizar lo bueno cuando la distancia está de por medio. Mantente realista. Por muchas cosas te fuiste, que no se te olvide.

comida_americana

Luego de depravadas comilonas en la calle, ya empecé la dieta orgániza y baja de calorías y grasa.

“Cuando estás fuera aprendes a darte ánimo a ti mismo”, ahora entiendo las palabras que antes de venirme me dio la profesora Ivette Urdaneta, entonces te conviertes en tu propio porrista.

10 cosas en las que debo animarme a mí misma

• Hablar más en inglés con los que lo hablen.
• Reciclar. Aquí se recicla, unjúm.
• Hacer ejercicios como rutina. Hacer senderismo con el club de acá.
• Comer mejor, más orgánico y low fat.
• Manejar automovil aunque sea hasta la escuela y de regreso.
• Jugar 2 lecciones de Duolingo al día.
• Montar mis cursos en virtual para dar clases por web.
• Traducir mi web al inglés.
• Cocinar para mi tío y para mí.
• Y llamar semanal a mi mamá (aún me cuesta oírla).

Recién conocí a una persona muy especial con la que hablé un par de horas mientras tomábamos el sol todos en una fiesta en la piscina. En su camiseta detrás decía: “Move more. Eat better”, un mensaje para mí, que estoy por llegar a una libra adicional por comer en la calle tanta junk food. En su muñeca una pulsera decía: “Gambaru – Never give up”. Al despedirse me dijo: “No importa lo que pase, no te rindas, da lo mejor de ti, trabaja duro por lo que quieres”.

grimonti_pool

Aproveché el sol de esta semana para sentir un poquito de calorcito.

Investigué sobre qué era Gambaru y me conseguí con que es una palabra de origen japonés que significa: “Perservera, esfuérzate, trabaja duro dando lo mejor”. De acuerdo con Rosa María Torres: “En verdad significa dar más de lo que uno puede. La palabra enfatiza el comprometerse con una tarea hasta terminarla y el esfuerzo sostenido como vía para superar toda clase de obstáculos”.

Según ella, “en el terremoto de 1995 en Kobe, el eslogan “Gambaru Kobe” alentó a la gente a reconstruir su ciudad y sus vidas. En el terremoto de 2011, gambaru fue una de las palabras más usadas”.

Este es el ultimo post de la serie sobre el primer mes de una emigrante. Hago la salvedad de que no soy la típica inmigrante que pasa trabajo, que llega sin nada, sin nadie. Estoy entre el grupo de emigrantes que se va por perseguir sus sueños con la mano de alguien más de su familia que ya lo logró. Pero no, mis facilidades no implican que esté excenta de pasar por la desactivación del chip de mi país de origen, el culture shock, la adaptación a la nueva cultura y las nuevas costumbres, la dificultad de empezar de cero y tener que autoalentarte.

Normalmente puedo ser muy divertida escribiendo, espero que luego se fijen si me siguen leyendo en Grimonti.com, sección Random, pero hoy les pido permiso para escribir llorando. A un mes de mi partida, no me queda de otra que mirarme al espejo cada mañana y decirme: “Gambaru, never give up”, es la única vía para garantizar el éxito de una emigración.

Imita lo bueno, aprende lo desconocido, atrévete a lo novedoso, pero sobre todo, pon esfuerzo en todo lo que hagas, el resultado es inevitablemente el triunfo cuando estás consciente de que lo que haces es bueno, tiene causa, está asociado a tus talentos y te apasiona. Una señora que había perdido a sus 2 hijos, uno de 31 y otro de 34, me decía el domingo sacándome a bailar: “VIVE hoy, mañana, vives mañana”.

Hoy, que es el último día de mi 4.ª semana compartida con ustedes, que es mi último post para Hispaniclab sobre mi proceso, solo tengo 5 palabras para despedirme: “Gambaru and never give up”.

Gracias por acompañarme…

comments
 
Leave a reply »

 
  • October 22, 2014 at 7:53 am

    Gracias Grissel por estas 4 semanas en las que muchos nos sentimos identificados y te acompañamos, y de manera silente te hacíamos porras para que todo saliera bien!

    Reply

  • CASTILLO MARENGO Lismary Cristina
    October 24, 2014 at 4:03 am

    Increíble como sacas de mí todo lo vivido cuando emigré. Recuerdo que el primer año tenía tantas ganas de estar en mi casa, de estar en mi cama, sentir los olores propios de mi habitación. Y, cuando regresé, me senté debajo del árbol que tantas alegrías compartí con mi familia, y me reencontré. Y me di cuenta que necesitaba fortalecer mis raíces.

    ¡Gracias!! Quiero que escribas más, please 😉

    Reply

Leave a Response