Articulos
950 views 14 comments

Llegar a los 40 y superarlos

by on February 4, 2016
 

Hace pocos días recibí una invitación a ser parte de un grupo de WhatsApp de mis excompañeros de bachillerato.

Han sido días de recuerdos, confesiones y mucha diversión con gente que tengo 7 años sin ver y a algunos hasta 30 años.

En una de las conversaciones, una amiga que estaba convaleciente, dice: “Gracias por apoyarme en mi histerectomía” y otra responde: “Si, eso es terrible y tarda mucho la recuperación, yo me la hice hace 4 años”. Minutos después entra otra amiga al chat y su primer texto fue: “¡Ah! ¿Están hablando de histerectomía? Yo tuve la mía recientemente”. Me quedé en shock por un momento y les pregunté: “¿Es una epidemia?” y María me respondió: “Y eso que no hemos hablado del corazón… José, Cristina y Edison ya tuvieron infartos y a Mónica le dan palpitaciones”. En ese grupo ya entraba yo: El año pasado tuve una arritmia cardiaca y me llevaron en ambulancia al hospital.

Esa noche salí del trabajo con una orquesta retumbándome en el pecho y con miedo de que fuera un infarto. Recordé el traslado al hospital y como viendo el techo de la ambulancia repasé mi vida y me di cuenta de que el cuerpo me estaba diciendo que ya se estaba gastado. ¿Lo gasté o lo maltraté? cuarenta y pico de años abusando de él.

Llegar a los 40 y superarlos (o aprender a vivir con ellos) no es fácil. Pero la vida no lo es tampoco.

Me di cuenta de repente que no era solo la salud.

Hablar con mis excompañeros de clases fue revelador. Descubrimos angustias, preocupaciones, penas del alma y de repente nos dimos cuenta que la vida nos fue subiendo los escalones a partir de que empezamos a graduarnos, se hizo más pesada y monótona al comenzar a trabajar, se cargó de miedos y prejuicios al tener hijos y sin darnos cuenta llegamos a los 40 con la sensación de que había acabado una etapa y que teníamos terror de comenzar otra.

¿Les ha pasado que súbitamente se sintieron cansados de sus trabajos?, ¿qué ya no era tan divertido y que les provocaba hacer otra cosa?, o peor: ¿que los despidieron de sus cómodos trabajos de años y ahora tenían que empezar desde cero otra profesión porque en la de Uds. no cabían por la edad?

En nuestros países sucede algo que no pasa en el resto del mundo: Una persona ya es vieja para el mercado de trabajo a los 35 o 40 años. No voy a entrar en detalles acerca de situaciones políticas o de índole social, pero si cabe destacar que esta característica no se ve tanto en países europeos o en EE. UU.

Acá se respeta el trabajo y la experiencia. Aún mejor: Una persona madura puede comenzar desde cero y ser exitosa.

A mí me sucedió que la vida me dio un revolcón fulminante que me llevó no solo a perder mi estabilidad laboral, sino que de un solo patadón me trasladó de país y tuve que tener el valor (a juro, a regañadientes y peleando conmigo misma) de enfrentar otros trabajos diferentes al mío para poder subsistir.

Algunos cuarentones hemos tenido que transformarnos de profesores a vendedores, de ingenieros a cocineros, o de arquitectos a decoradores y así la vida va cambiando de color el camino y diversificando las calles de la existencia.

A menos que nos hayan criado de otra manera, el ser humano tiende a tener miedo al cambio y a desconfiar en lo desconocido. Por eso nos cuesta reinventarnos o reiniciar una vida o cambiar nuestros patrones mentales cuando la edad y la vida nos los exije. No es fácil, pero tampoco imposible y lo que es mejor: No tenemos que perder nada y podemos ganar mucho. Basta con ver hacia atrás un poco (sin quedarse mucho porque no es sano) y ver como llegamos a los 30 sin haber tenido experiencia alguna.

Los 40 no tienen que ser pesados. Un amigo me decía: “No sé que me pasa pero me siento de 20”.

En la mente podemos tener la edad que queramos y tenemos que aprovechar ese nuevo impulso de “No sé que hacer con mi vida” para reinventar una nueva con la seguridad que nos da la experiencia y con la fuerza y pasión que trae consigo creer que tenemos 20 de nuevo.

Cerremos los ojos e imaginemos una película donde tenemos dos décadas menos pero la experiencia que tenemos ahora.

¿Ya lo imaginaron? Apuesto a que todos se sonrieron.

Ari Silva 

LinkedIn

Twitter

Ari Silva

 

comments
 
Leave a reply »

 
  • victoria Morgado
    February 4, 2016 at 2:17 pm

    Encantador, sobre cuando una suerte de dupla: experienca-miedo se juntan a los 40,
    me esperance frente a la dura concepción de esta edad en Latinoamerica, en general comienzan a verse atisbos de cambio.
    No tiene porque ser el declive, cuando estamos apenas en la mitad, creo que lo de los achaques son mas mentales que reales, pero bueno a pelear con esas matrices “viejas”. de aprendizajes .

    MV
    Guadalajara -México

    Reply

    • Ari Silva
      February 4, 2016 at 2:36 pm

      Gracias por tu comentario MV. Soy creyente de que nuestra mente a veces nos juega de enemigo y nos hace ver disminuídos ante ciertas circunstancias. Hoy por ejemplo reflexionaba con una amiga sobre Hillary Clinton y Bernie Sanders. Ambos quieren afrontar la inmensa responsabilidad de gobernar a uno de los países mas poderosos del mundo y tienen 68 y 74 años respectivente. Eso me parece alucinante!. Feliz tarde 🤓

      Reply

    • October 22, 2016 at 11:26 am

      I understand her background is a lot of comedy/sitcom type stuff? Many people say comedians and comic actors are among the best actors. Ros Myers is such a rare and exciting character as far as female leads go, you can tell HN relishes the opportunity to play her.

      Reply

    • February 28, 2017 at 12:01 pm

      Stefan zegt:Zit zoals jullie allemaal weten in de dranken, maar van prijsverhogingen op frisdrank is mij niets bekend. Bier haalt men uit de supermarkt als deze voor 7.00 in de aanbieding is. Dit is kan dus niet de reden zijn.

      Reply

    • February 28, 2017 at 4:05 pm

      It won't work. It will make things worse, not better. To name just one problem: the need for people to be morally consistent.The need to be morally consistent – is that like a unicorn, or the white stag? I'm not being facetious; what has you believing in this mythical quality?

      Reply

    • March 1, 2017 at 3:50 am

      It’s a real pleasure to find someone who can think like that

      Reply

    • March 22, 2017 at 4:09 am

      The beads and pipe cleaners also make great “retelling” bracelets. We’ve used them to retell Brown Bear, Brown Bear, What do you See? (bear=brown, bird=red, duck=yellow, etc) and for a non-fiction pumpkin life cycle bracelet (see=white, vine=light green, blossom=yellow, etc). Students practised retelling with the bracelets then took them home along with the corresponding book to share with their families. A wonderful prompt for my ELL leaners.

      Reply

  • Adimar
    February 4, 2016 at 3:24 pm

    bello texto Ari.. no importa la edad que tengamos los sueños siguen ahi. .. solo hay que creer y tener confianza. .. Besos. Adimar

    Reply

  • Sixson Williams
    February 6, 2016 at 8:58 pm

    Muy bueno Ari. De verdad que esos temores van pasando y se convierten en experiecia pero los seguimos teniendo con el dia a dia..

    Reply

    • Ari
      February 10, 2016 at 4:45 pm

      Pareciera que nunca vamos a dejar de tener miedo, Sixson.
      Creo que esa es una característica que nos define como seres humanos. El miedo nos lleva a defendernos de un peligro muy grande, saca el valor que no tendríamos normalmente pero al mismo tiempo el miedo nos puede detener, puede bajar nuestra estima y paralizarnos a nivel de metas en la vida.
      Creo en la importancia de usar el miedo como potenciador, como motivador. Eso, querido amigo es lo que tenemos que hacer con toda esa experiencia que nos da la edad: Cambiar el miedo a nuestro favor y vencerlo con las armas que nos da la edad.
      Te mando un abrazo enorme como tu.
      Ari

      Reply

  • Karla González
    February 6, 2016 at 9:27 pm

    39 y ya empearon a dolerme las piernas y aunque no lo creas a los 27 tuve un accidente isquémico (derrame cerebral), a veces la edad es un indicador, otras veces es simplemente un cuerpo que no funciona adecuadamente. Me siento y repaso mis dolencias, hay cosas que debo cuidar más que otras, como mi circulación y tomar mi pastilla diaria. Pero sí, ya llego a la edad donde los “achaques” empiezan a llegar y creo que lo mejor es no asustarse, Hacerle frente a los problemas es la clave en todo lo que hacemos, es así que ir al doctor periódicamente, actividad física y alimentación adecuadas ayudan mucho.
    Disfruté leyendo tu post. Espero seguir haciéndolo.
    Dicha y ventura.

    Reply

    • Ari
      February 10, 2016 at 5:02 pm

      Gracias Karla. Es verdad lo que dices. Ya el cuerpo no se comporta y no responde como antes.
      Lo importante en este momento es saber que el cuerpo responde a ciertos factores y pensamientos que nosotros mismos podemos controlar.
      Hace poco estuve en un workshop con el Dr. Joe Dispenza, quien es un chiropráctico autor de varios libros sobre neurociencia y aprendí algunos conceptos sobre la relación entre lo que pensamos y como el cuerpo lo interpreta. Es sumamente interesante no solo saber que el cuerpo nos advierte que estamos teniendo conductas nocivas sino también como hacer para que él (el cuerpo) no tenga las riendas de nuestra vida, sino el cerebro. Sus meditaciones son geniales y me han ayudado mucho.
      Tener la mente tranquila, actividad física, alimentación física y espiritual. Si todas esas cosas están bien, nuestras visitas al doctor se verán reducidas y nuestra ingesta de químicos también.
      Que bueno que disfrutaste de la lectura, espero estar por aquí un rato más.
      Paz y Amor

      Ari

      Reply

  • Ingrid Santana
    February 14, 2016 at 9:51 am

    Ari querida! Hermoso como abriste tu corazón para contarnos tu experiencia de vida. Oportuno tu comentario sobre usar el miedo a favor, sobre todo para mi que estoy por dar un salto a otra etapa de mi vida y todos los días voy pa’ lante (por la emoción de lo nuevo y de estar más cerca de los míos) y pa’ trás (por la comodidad de lo conocido y que aún me apasiona). Gracias por este aporte a cada uno de los que te hemos leído.
    Un gran abrazo!
    Ingrid Santana

    Reply

Leave a Response