702 views 0 comments

¿Dios a quien no le da dinero le da amigos?

by on July 14, 2015
 

Aprendiendo Redes Sociales

A lo largo de las conferencias en la que he tenido la oportunidad de ser invitado, he repetido muchas veces la siguiente frase: “Somos en promedio las 5 personas que nos rodean” la frase la escuché o leí en algún sitio o libro que no recuerdo. Pero también recuerdo otra frase, que me han repetido mucho los amigos: amigos contados con los dedos de una mano y sobran los dedos.

En los últimos 5 años, con el BOOM de las Redes Sociales, y un largo etc. Muchos hemos experimentado altos, bajos, mentiras y verdades sobre lo que pasa en los nuevos medios.  De eso quiero hablar en este minuto de lectura, no más:

Debemos tener algo que compartir, así sea recompartir lo de otros. Pero interactuar es la clave.

Tejer redes, no es amasar un número, sino enamoramos uno a uno a nuestros amigos-seguidores-fans-suscriptores, no vamos a despegar sino hacemos la tarea.

A menos que tengas claro o al menos el ánimo de explorar tus talentos en las redes sociales o aquellas donde puedas distribur tus contenidos. No va a pasar nada, más allá de ser un usuario más, que usa las redes sociales como fuente de información o de manera lúdica. Para nada criticable.

Buscar la mezcla entre lo presencial y virtual, hay que acortar caminos, atajar distancias y desvirtualizar  las relaciones, muchas veces la dependencia al Dios Pantalla no nos deja romper paradigmas.

¿Para qué hago todo esto? saber para que participo, escribo, comparto, opino, ayudo… me dará una ruta. Y no hablo de dinero, sino además la posibilidad de entender que me queda al final del día, mis cientos de horas invertidas a una red social, es una buena pregunta a hacerse.

Tus contactos de valor, son aquellos que te van a ayudar en las malas, aplaudir en las buenas, y con los que vas a poder contar en cualquier momento que signifique retos para ti.

Las cosas a nivel laboral no están fáciles para nadie, en ningún lugar. Cada vez se hace más exigente el mercado. Usemos todas las ventajas de la tecnología e innovación a nuestro favor, aprendamos a tejer redes de valor. Volvamos a los orígenes, donde todo lo demás el pretexto por excelencia.

Me despido con una frase que me encantó:

Dios a quien no le da dinero le da amigos

Be the first to comment!
 
Leave a reply »

 

Leave a Response